NOTICIAS
22 / 02 / 17
¿Es posible usar biomasa para la calefacción de un colegio?
En el Observatorio Nacional de Calderas de Biomasa tenemos recogidas más de 500 instalaciones de biomasa en Guarderías, Colegios e Institutos en toda España aunque estimamos que hay muchas más.

La potencia media instalada es de unos 300 kW y la mayoría consumen pellets de madera ENplus, aunque hay algunas que consumen astillas procedentes de las limpiezas forestales o cáscaras de frutos procedentes de las industrias alimentarias.

Un ejemplo es la instalación de climatización en el Colegio San José  de Valladolid, que lleva en funcionamiento desde el año 2011.

"La primera vez que nos plantearon poner una caldera de biomasa en el colegio San José de Valladolid, nos sonó extraño. Por suerte, tuvimos fe en el proyecto y hoy estamos encantados. La caldera es capaz de gestionar solita en pleno invierno todo el edificio. Además gracias a la calificación de ahorro energético tipo A del edificio y a la alta eficiencia de los equipos estamos ahorrando bastante dinero." Estas son las declaraciones de Javier Pérez de la Cana, director del colegio durante la instalación.

Este colegio centenario, enclavado en el casco histórico de Valladolid junto al palacio de Santa Cruz, alberga una comunidad escolar de 1.500 alumnos y es un emblema educativo en la ciudad. El ambicioso proyecto de mejora realizado en las instalaciones en 2010 consistió en la construcción de un gran recinto deportivo de 1.691 m2  y un edificio-aulario para dar cabida a más de una veintena de aulas. Además, subterráneo, bajo estas construcciones, se ha dispuesto un aparcamiento de 2 pisos que alberga 270 plazas de garaje y que ayudará a mejorar las enormes necesidades de estacionamiento de esta zona céntrica de la ciudad.

Aprovechando esta intensa remodelación de instalaciones, se determinó que debía implementar las energías renovables en el sistema de generación de calor del colegio, afianzando su compromiso por la sostenibilidad. Con esa determinación, se modificó el proyecto inicial que contaba sólo con calderas de gas fósil, introduciendo una caldera de biomasa e instalando paneles termosolares de apoyo. Las calderas de gas existentes servirán para dar apoyo en las puntas de consumo.

La caldera instalada, que dota de calefacción y ACS al complejo, es una BINDER modelo RRK 400-600, con una potencia de 400 kW y parrilla de alimentación inferior. El biocombustible es pellet ENplus. Para el almacenaje de los pellets se ha construido un silo de obra anexo a la sala de calderas, que da una autonomía de abastecimiento mensual. La descarga del biocombustible se hace mediante camión neumático desde el exterior del edificio a través de bocas de carga preparadas para ello.

En la instalación se han incorporado 2 acumuladores de inercia de 5.000 litros cada uno, colocados en serie antes de la impulsión a los circuitos de calefacción de colegio y polideportivo.

Como este hay cientos de instalaciones que facilitan una climatización sostenible de nuestras generaciones futuras y aun coste ajustado con recursos locales que generan independencia de los incrementos de los combustibles fósiles y la electricidad.