PREMIO A LA INNOVACIÓN EXPOBIOMASA 2019
El kW podría costar un 80% menos, la maquinaria agrícola podría reducir en un 90% sus emisiones y los sarmientos del viñedo proveer de calefacción y agua caliente de forma sostenible, más económica y renovable a 60.000 hogares en toda Castilla y León. Son algunos datos que maneja COAG en sus jornadas que promueven Contra el Cambio Climático.
KRONOSPAN es una compañía fundada en el año 1897 en Lungötz (Austria). En la actualidad ocupa una posición de privilegio en el mercado del tablero y sus derivados. En el año 2002 creó su filial en España, KRONOSPAN SPAIN, con el objetivo de comercializar sus productos en nuestro país. A finales de 2012 adquirió los activos del GRUPO INTERBON y generó las filiales: KRONOSPAN, S.L., KRONOSPAN MDF, S.L. y KRONOSPAN CHEMICALS, S.L.

KRONOSPAN es una compañía fundada en el año 1897 en Lungötz (Austria). En la actualidad ocupa una posición de privilegio en el mercado del tablero y sus derivados. En el año 2002 creó su filial en España, KRONOSPAN SPAIN, con el objetivo de comercializar sus productos en nuestro país. A finales de 2012 adquirió los activos del GRUPO INTERBON y generó las filiales: KRONOSPAN, S.L., KRONOSPAN MDF, S.L. y KRONOSPAN CHEMICALS, S.L.

Su estrategia empresarial ha convertido a la provincia de Burgos (Castilla y León) en uno de los epicentros de producción de tablero del Sur de Europa, con dos centros productivos: uno ubicado en el término municipal de Burgos, concretamente en el Barrio de Castañares donde fabrica tablero aglomerado de partícula y contrachapado y otro en el municipio burgalés de Salas de los Infantes donde produce tablero aglomerado de fibra MDF.

La fábrica de Castañares atravesó un profunda remodelación en 2015, fruto de la cual podemos decir que se ha convertido en el paradigma de la economía circular, pues la planta produce actualmente entorno a 1.700 m3/diarios de tablero aglomerado, a partir de madera reciclada, en un porcentaje que ha ido incrementándose hasta llegar al 80% actual, con previsión de llegar al 100% en los próximos años.

Este cambio hacia el aprovechamiento de materiales provenientes del reciclado de palets, puertas, muebles, restos de carpinterías, etc., manteniendo la calidad y el acabado del tablero, ha supuesto dotar de manera especial las infraestructuras de la zona de recepción, clasificación, rechazos y acondicionado de la materia prima triturada que proviene, principalmente, de los grandes centros de población como Madrid y Barcelona.

El material preclasificado se deposita en unas enormes naves de almacenamiento de más de 20 metros de altura, bajo techo, lo que supone minimizar las incomodidades por la generación de partículas de polvo por la manipulación de este tipo de materiales.

En la actualidad se siguen acometiendo nuevas inversiones en la campa de recepción del material reciclado, con la construcción de nuevas naves y la ampliación de las campas.

Proceso de obtención de las partículas para fabricar tablero

Astillado

De las naves de almacenamiento se traslada el material a alguna de las dos astilladoras de la planta. Una con un motor de 600 kW que acciona un rotor provisto de tres cuchillas que muele la madera que le llega de una mesa vibrante de alimentación y otra con un motor de 400 kW que acciona un rotor provisto de 28 martillos. Las dos descargan el material astillado, a través de una banda transportadora viajera, sobre fondos móviles cubiertos. Éstos están divididos por muros de hormigón en varias secciones para poder separar el almacenamiento de los distintos tipos de materiales: astilla reciclada, astilla limpia y serrines. La banda transportadora de descarga se mueve a lo largo de las distintas secciones, situándose en el lugar correspondiente al material producido. Uno de los costados de los fondos móviles queda sin cubrir para permitir la carga de los materiales, que no necesitan pasar por las astilladoras y que directamente se descarga de los camiones de transporte. Las capacidades de almacenaje, en los fondos móviles, para los distintos tipos de materiales son: Astilla reciclada 3.000 m3, astilla limpia 3.000 m3 y serrines 1.000 m3.

Limpieza

A través de bandas transportadoras se trasladan las astillas y el serrín hasta las torres de limpieza. La cantidad de cada material que se desea introducir en el proceso se fija desde el puesto de control. En las torres se acondiciona el material retirando todo lo que no es madera: metales férricos, metales no férricos, plásticos, cartones, sílice...; se realiza una clasificación por tamaños enviando las astillas de gran tamaño a reprocesar, la astilla buena al silo de alimentación de las virutadoras, los finos buenos al silo de almacenamiento previo al secadero y los superfinos al silo de almacenaje para usarlos como fuente de energía en el quemador del secadero.

Formación de viruta

Después de pasar por el proceso de limpieza, la astilla es transformada en viruta. La astilla limpia llega a los molinos a través de un redler, donde se realiza el proceso de viruteado. La mayoría de los molinos son de cuchillas y constan básicamente de un rotor provisto de listones, cuya finalidad es empujar las astillas contra las cuchillas fijadas a una cesta que gira en sentido contrario al del rotor. También hay un molino de martillos que rompe la astilla por golpeo.

Para alcanzar una alta calidad de tablero, las virutas deben presentar gran uniformidad en el grosor, la longitud, la anchura y el contenido finos. Así, estos molinos trituran la madera hasta conseguir partículas con una esbeltez [longitud/grueso] cercana a 100 y unas dimensiones entre 0,1 a 0,8 mm de espesor, 2 a 8 mm de ancho y de 15 a 30 mm de largo.

Secado

El material ya acondicionado pasaría al secadero que es un enorme tromel (secadero rotativo) de 8 m de Ø y 30 m de longitud, capaz de procesar 45 tm/hora hasta dejar la madera con una humedad entre el 3-4%. Dentro del tambor van variando las condiciones, desde el primer sector con mayor humedad relativa y temperatura ambiente hasta el sector final con baja humedad relativa y altas temperaturas. A lo largo del proceso de secado, que dura unos 20 minutos, la madera va cediendo su humedad por el efecto del aire caliente circulante.

Este es otro proceso muy importante para obtener altas calidades de tablero. Aunque el contenido final de humedad del tablero se sitúa alrededor del 10%, las partículas se deben secar a contenidos de humedad entorno al 3-4% anteriormente citado, ya que la madera absorbe el agua proveniente del adhesivo. Si la humedad en las partículas es excesiva se pueden generar "ampollas" en el tablero y si es insuficiente, puede ocurrir un fraguado prematuro del adhesivo, que acarrearía un pegado deficiente y por tanto, un tablero con baja resistencia mecánica y superficies de poca calidad.

Cribado y clasificación de partículas

Una vez secas, las partículas se tamizan utilizando zarandas de calibres adecuados, como resultado de aplicar movimientos alternos o por ventilación y se clasifican en cuatro tipos de viruta: virutas muy gruesas, virutas buenas, finos buenos y superfinos. Las virutas muy gruesas se reenvían al molino de refinado para su redimensionado, los superfinos y el polvo son retirados para uso energético y las virutas y finos buenos se limpian de partículas de sílice antes de pasar al siguiente proceso de encolado y prensado. El destino de las partículas más pequeñas será la cara y contracara del tablero y el de las más grandes para el alma o centro del tablero. Esto es así para minimizar el consumo de adhesivos, mantener una buena resistencia mecánica y mejorar la terminación del tablero.

La caldera

El calor necesario tanto para este proceso como para calentar el aceite térmico utilizado en las prensas procede de una caldera KABLITZ de 50 MW de potencia, alimentada con biomasa proveniente del astillado de los restos de cortas de las choperas de Castilla y León y de actuaciones silvícolas de montes y pinares cercanos. El consumo diario medio estaría entorno a las 75 tm, siendo por tanto esta planta de KRONOSPAN, uno de los principales consumidores industriales de biomasa residual para uso energético. Además, existe un aporte de calor extra por la valorización de las partículas superfinas y del polvo de madera que se genera en el cortado y lijado de los tableros y que se hace combustionar en un quemador.

La caldera, instalada en una estructura de 500 toneladas de hierro y que está recubierta de otras 250 toneladas de material refractario, dispone de un sistema de alimentación en continuo y está dotada de un sistema de parrillas móviles, refrigeradas por agua y permite la obtención de gases de combustión a 700ºC que calentarán los 100.000 litros de aceite térmico a (300ºC), que impulsan, entre otros, el proceso de prensado y aportará calor al secadero. El consumo de energía térmica por unidad de producto es de 175 kWh/m3.

Sistema de filtrado de partículas

Antes de salir por la chimenea, los gases pasan por un filtro electrostático húmedo (WESP). Es doble, con funcionamiento alternativo, mientras uno filtra en el otro se hacen labores de mantenimiento. Este equipo se alimenta de los gases del secadero y de la prensa para reducir su concentración de partículas y de compuestos orgánicos volátiles antes de su emisión a la atmósfera.

Su principio básico de separación consiste en hacer pasar dichos gases por una cámara donde se crea un campo electrostático establecido entre electrodos de distinta carga: electrodos emisores o de descarga negativos y los electrodos colectores o de placas positivos conectados a tierra. A estos gases se les inyecta agua con el objeto de arrastrar parte de las partículas y absorber parte de los gases contaminantes como primera etapa de separación y finalmente, se cargan negativamente al pasar por los electrodos emisores y son atraídas por los electrodos colectores.

Mediante pulverización de agua las partículas adheridas a las placas colectoras son arrastradas hacia los depósitos de recogida (depósitos de absorbente). Desde estos depósitos el agua contaminada es filtrada a través de unos tamices. La parte sólida retenida se lleva a una centrífuga con el fin de eliminar la mayor humedad posible. Los lodos obtenidos son tratados por un gestor autorizado.

Agua

El agua empleada para limpiar/lavar los electro-filtros al contener altas cantidades de sedimentos y lixiviados se trata en una pequeña balsa. Las partículas más grandes se retiran mediante decantación y las partículas más pequeñas se separan utilizando rotativas (centrifugadoras) que separan el agua de los sólidos. Una parte del agua se reutiliza y otra parte es retirada por un gestor medioambiental.

Cenizas

Las cenizas de la caldera son el único residuo que se genera, que se ha podido reutilizar como fertilizante en algunas ocasiones, como inerte en el sellado de vertederos en otras, o que se envía a la industria del cemento para su aprovechamiento.

Beneficios socio-económicos: el empleo

La planta de KRONOSPAN-Castañares emplea a 180 trabajadores y genera empleo indirecto a una cifra aproximada de 1.400 trabajadores, principalmente transportistas, personal externo de mantenimiento y reparaciones, empresas proveedoras de biomasa y empresas de servicios.

Con biomasa forestal y madera se produce electricidad renovable en una de las mayores plantas de cogeneración de Suiza, en Sisseln. Desde finales de 2018, suministra electricidad a 17.500 hogares y calefacción a muchos más clientes gracias al District Heating.

Con biomasa forestal y madera se produce electricidad renovable en una de las mayores plantas de cogeneración de Suiza, en Sisseln. Desde finales de 2018, suministra electricidad a 17.500 hogares y calefacción a muchos más clientes gracias al District Heating. Para recibir, procesar, almacenar y alimentar las astillas de origen forestal, la firma participante en Expobiomasa, Vecoplan, suministró toda la maquinaria y llevó a cabo la instalación y puesta en marcha, en un plazo extremadamente ajustado.

Una opción extremadamente respetuosa con el clima

La producción de energía con madera y biomasa es neutra en cuanto a CO2 a largo plazo, porque a diferencia del petróleo, el gas y el carbón, el dióxido de carbono que se libera al quemar madera, pellets o astillas de madera es reabsorbido por el bosque de forma renovable y sostenible. Esta es una de las razones por las que el proyecto fue desarrollado por DSM, Caliqua y EWZ, sustituye a una planta de cogeneración que operaba con gas natural y gasóleo y lograr reducir masivamente las emisiones de CO2.

La nueva planta produce 48GWh de electricidad al año y 221 GWh de vapor para el District Heating que aporta calor industrial a las empresas de polígono industrial donde se ubica. El combustible son astillas de madera extraídas de forma sostenible de bosques y suministradas por proveedores en un radio máximo de 100 kilómetros.

Recepción, almacenamiento y dosificación: un proceso seguro y fiable ejecutado por Vecoplan

Los camiones entregan la biomasa al área de recepción de la planta. El proceso de descarga dura 15 minutos, durante los cuales el material a granel se deposita en dos descargadores de cadena de arrastre. Estos dispositivos lo mueven, lo dosifican y lo transfieren a la siguiente etapa.

La biomasa se almacena en cuatro silos de almacenamiento tipo caja. Las cintas de suministro cuentan con un imán que extrae los objetos metálicos como tornillos y clavos entre otros sistemas de selección y control. También cuenta con dos estaciones en las que se toman muestras del material procesado.

Unos tornillos dosificadores alimentan gradualmente el combustible a las cintas transportadoras, que a su vez lo transportan a la tolva de alimentación del horno. Desde allí, la caldera es alimentada continuamente con combustible por unos tornillos de descarga. Vecoplan dimensionó todos los componentes para ajustarse a los ciclos de aceptación y a los requisitos de combustible, garantizado un funcionamiento eficiente y seguro en la planta.

Resultados convincentes

Con una eficiencia global del 86%, la planta de cogeneración de biomasa de Sisseln supera ampliamente los requisitos de la Certificación Naturemade-Star. Este sello de aprobación suizo se utiliza para certificar las instalaciones que generan energía de forma respetuosa con el medio ambiente.

Los promotores se han comprometido contra el Cambio Climático, porque cada metro cúbico de biomasa que sustituye a los combustibles fósiles impide la liberación de 600 kilogramos de dióxido de carbono en el medio ambiente. Esto equivale a unas 35.000 toneladas de CO2 al año.

Fuente: www.Madera-sostenible.com

Desde el año 2013, la Junta de Castilla y León está llevando a cabo un importante programa de actuaciones de ahorro y eficiencia energética promovidos a través de la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León (SOMACYL).

Desde el año 2013, la Junta de Castilla y León está llevando a cabo un importante programa de actuaciones de ahorro y eficiencia energética promovidos a través de la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León (SOMACYL).

En el ámbito de este programa, SOMACYL ha llevado a cabo 30 actuaciones para la sustitución de combustibles fósiles por biomasa, mediante la instalación de calderas individuales y redes de calefacción centralizadas que utilizan como combustible pellets de madera y astilla forestal.

Una de las actuaciones llevadas a cabo es la recién finalizada red de calor con biomasa del complejo “Fuentes Blancas”, la cual se ha diseñado para dar suministro de calefacción y agua caliente sanitaria a tres edificios titularidad de la Diputación de Burgos: la Residencia de asistidos, el Colegio y la Residencia de ancianos. La existencia de edificios asistenciales obliga a asegurar con total certidumbre el suministro de energía durante las 24 horas del día, los 365 días del año.

Los tres edificios contaban con salas de calderas que utilizaban como combustible gas natural y que se sustituirá por combustible de biomasa, en concreto por astilla forestal, procedente de los montes de Castilla y León. El complejo también cuenta con una pequeña instalación solar térmica ya existente, que sigue apoyando el abastecimiento de ACS.

La central de producción de calor cuenta con una potencia térmica instalada de 1.500 KW útiles, mediante una única caldera de biomasa del fabricante COMPTE-R con tecnología de parrilla móvil.

Sistema de alimentación mediante toploader y redler

El silo donde se almacena la astilla es un silo en superficie de 150 m2, dotado con un sistema de toploader y un transportador tipo redler. El toploader se encarga de alimentar de forma automática la astilla al redler gracias a una trailla móvil superior. Con este sistema novedoso se mantiene la astilla siempre amontonada, aprovechando mejor el espacio disponible y permitiendo, además, la posibilidad de una descarga rápida de 2 camiones de piso móvil a la vez.

La producción anual de energía útil se estima en 3.150.000 KWh/año, lo que supondrá un consumo anual de astilla forestal de 1.100 toneladas / año.

La instalación cuenta con un depósito de inercia con una capacidad total 30.000 litros. Desde el depósito de inercia parte la red de tuberías, que conecta la nueva sala de calderas de biomasa con las salas de calderas de los 3 edificios. Dicha tubería se ha realizado en acero preaislado y discurre enterrada, con una longitud total de 1.950 metros.

En cataluña se ha incrementado notablemente el uso de pellets y otros biocombustibles. Eso ha permitido valorizar productos extraídos de la limpieza del bosque.

Cada vez hay más demanda de biomasa en Cataluña, un tipo de energía renovable que produce agua caliente y calefacción sin tener que utilizar combustibles que afectan al Cambio Climático, como por ejemplo, gasoil o gas natural. Es, además, y sobre todo, una buena manera de regenerar y gestionar la madera de los bosques.

En los últimos siete años la producción en Cataluña ha crecido más de un 800%, según los datos del Observatorio Forestal Catalán, y ha superado las 80.000 toneladas anuales.

Una forma muy práctica y económica de usar biomasa son los pellets 

En Cataluña hay seis plantas de producción que fabrican pellet con la máxima certificación europea de calidad. Para producirlos, se aprovechan, por ejemplo, el serrín que se generan con la construcción de palés de madera para fabricar el pellet, un combustible que no para de crecer.

Alfonso Porro, fabricante de pellets ENplus y administrador de Palets J. Martorell, asegura que la calidad con la que se trabaja hace prever un futuro esperanzador. "Cada vez el producto se está haciendo mejor. Las normativas y las certificaciones hacen que este producto pueda ser más reconocido y, por lo tanto, pensamos que el crecimiento, tanto de instalaciones como de concienciación, haga que este mercado siga progresando."

Las calderas de biomasa de equipamientos de tamaño medio como escuelas, hoteles o piscinas son los principales clientes de los productores, que todavía ven muy margen de crecimiento.

La madera sin otra utilidad es el otro gran recurso de la biomasa en Cataluña

Se obtiene de árboles que se descartan para otras utilidades. En los últimos diez años este recurso natural ha registrado un aumento espectacular, del 628%, y se prevé que en 2019 se habrán superado de largo las 327 mil toneladas de 2018.

Según Pere Sala, gerente de Sala Forestal: "La gestión forestal sostenible aún es deficitaria. Hay muchas instalaciones que utilizan combustibles fósiles que pueden ser claramente sustituibles de manera muy rápida y automática."

Los propietarios forestales están notando el incremento de demanda de biomasa, aunque venderla, dicen, no es ningún negocio. Eso sí, permite pagar los trabajos de limpieza y gestión de las fincas.

Josep Maria Tusell es propietario e ingeniero forestal: "Actualmente, el valor de la biomasa no justifica hacer una corta. Pero nos ha abierto un mercado para colocar unos productos que si no, no tendrían mercado. Me refiero a madera de poca calidad o madera de pequeñas dimensiones Son trabajos que si no, deberían hacerse sin poder vender este producto."

El consumo de biomasa para calefacción también se ha disparado

De hecho, en los últimos años se ha producido un cambio de tendencia ya que, si antes la mayor parte de la biomasa que se producía en Cataluña se exportaba, ahora se consume de forma local. Con esta biomasa local ya abastecen algunos pueblos enteros, como Vilaplana, en la Noguera. Una caldera central de biomasa abastece de agua caliente y calefacción a todas las casas de la población. Ya no consumen gasóleo.

La biomasa proviene de la tala selectiva de árboles para esponjar el bosque, como explica Antonio Reig, alcalde de la Baronia de Rialb. "Lo gestionarán los mismos vecinos, a través de una empresa especializada. Cada año dejaremos que corte unas hectáreas de bosque y de la producción forestal que salga de estas hectáreas. Nos lo devolverá en biomasa, y tendremos el agua caliente y la calefacción gratis. "

Los vecinos de Vilaplana, como explica Mercè Codina, están satisfechos con el cambio. Dejar de utilizar sus calderas individuales de gasóleo o pellets les ha proporcionado comodidad. "Ahora no sentimos ruido ni olor a humo. El agua también va bien con una buena temperatura."

Teresa Cervera, del centro de la Propiedad Forestal de la Generalitat, explica que la tala de árboles no es sólo para hacer funcionar la caldera, sino también para la prevención de incendios. " Al cortar se incrementa es la tasa de fijación de carbono de los árboles que quedan, porque crecen más, tienen menos competencia y crecen más. Y, por tanto, por otro lado, como que hacemos prevención de incendios dejamos de emitir el carbono en el caso de que hubiera un incendio."

Fuente:

https://www.ccma.cat/324/la-produccio-de-biomassa-per-a-calderes-creix-el-800-en-set-anys-a-catalunya/noticia/2979834/

https://www.ccma.cat/324/una-caldera-central-de-biomassa-abasteix-vilaplana-daigua-i-calefaccio/noticia/2979514/?

Desde la Asociación Española de la Biomasa (AVEBIOM) y la Asociación Española de Empresas Productoras de Pellets de madera (APROPELLETS) queremos transmitir a la sociedad que los profesionales de la bioenergía seguirán trabajando para garantizar el suministro de energía limpia y renovable a todos los usuarios.

Desde la Asociación Española de la Biomasa (AVEBIOM) y la Asociación Española de Empresas Productoras de Pellets de madera (APROPELLETS) queremos transmitir a la sociedad que los profesionales de la bioenergía seguirán trabajando para garantizar el suministro de energía limpia y renovable a todos los usuarios.

  • Los principales fabricantes de pellet y otros biocombustibles -como astilla y hueso- continuarán suministrando desde sus instalaciones para garantizar el aprovisionamiento del mercado en todo el territorio durante lo que resta de invierno.
  • Los distribuidores de pellet seguirán abasteciendo a los puntos de venta que permanecen abiertos al público: gasolineras e hipermercados de alimentación, y también continuar realizando entregas directas en puntos de consumo. Se recomienda a los usuarios que evaluen bien sus necesidades para optimizar la logística y transporte.

Así, las calefacciones y las industrias que utilizan biomasa podrán seguir funcionando sin problema durante el confinamiento por la alarma del coronavirus.

  • En cuanto a los servicios técnicos de calderas y estufas, estos siguen atendiendo averías, bien online o, si es necesario, de forma presencial.
  • Por su parte, las centrales eléctricas con biomasa están bien abastecidas de biocombusible y seguirán generando energía sin problema. Las empresas de aprovechamiento de biomasa forestal continuan su trabajo en el monte.

Además, muchas empresas de la cadena de la biomasa informan ya desde sus webs o por email de que están tomando todas las medidas necesarias para proteger a sus trabajadores y a sus clientes durante la prestación de los servicios.

 

La energía es un servicio básico en nuestra sociedad y así lo recoge el Real Decreto 463/2020 de de 14 de marzo en su artículo 17, donde se hace una referencia explícita a la necesidad de garantizar el suministro de energía eléctrica y combustibles durante el estado de alarma.

La distribución de mercancías se considera necesaria, como expone el artículo 14 del RD y el recién publicado TMA/229/2020, de 15 de marzo, que garantiza a los transportistas el acceso a servicios necesarios para facilitar el transporte.

El observatorio pretende ser un referente para el resto de observatorios con este proyecto de transición ecológica utilizando la biomasa como combustible.

El observatorio afronta un proyecto de transición energética por el que, con el objetivo de reducir la huella ecológica, sustituirá parcialmente sus fuentes tradicionales por otras renovables mediante el empleo de biomasa y energía solar

El centro afronta una considerable demanda energética derivada de su situación en alta montaña y de sus características tecnológicas, con lo que en los próximos meses acometerá un proyecto financiado con Fondos Feder para constituir una "isla energética" desde la que autoabastecerse al menos de forma parcial, según ha trasladado en una nota.

"Debido a las características particulares de los entornos que rodean a los observatorios astronómicos profesionales, los gastos de electricidad y combustible son elevados", ha explicado el director del observatorio e investigador principal del proyecto, Jesús Aceituno.

Con la implementación de la "isla energética" de Calar Alto, el centro pretende ser un "referente mundial" para otros observatorios profesionales como modelo de gestión que ayude al medio ambiente, "con una reducción estimada de 160 toneladas de dióxido de carbono y la consecuente optimización de los gastos asociados".

El proyecto plantea la instalación de una caldera de biomasa que sustituya el uso de gasóleo para calefacción y agua caliente, de un sistema de producción de energía solar y la sustitución de los vehículos del observatorio por coches eléctricos.

El uso de biomasa supondrá un ahorro anual de 33.000 euros con respecto al coste actual, lo que se sumará al ahorro que implicará el autoconsumo a través del sistema de placas fotovoltaicas, que cubrirán las necesidades de las instalaciones en los periodos diurnos, los más costosos de las tarifas energéticas.

Más información: https://www.noticiasdealmeria.com/calar-alto-empleara-biomasa-y-energia-solar-para-reducir-su-huella-ecologica

La empresa Recuperaciones Ortín genera pellets a partir de los desechos de la industria del mueble en los alrededores de Yecla. Un caso de éxito de economía circular del sector del mueble y la generación de biocombustibles.

Hace 16 años que la familia Ortín decidió que con parte de las 300 toneladas diarias de residuos que recogía de las empresas del sector del mueble de Yecla podría fabricar pellet y venderlo como combustible ecológico y como alternativa al petróleo. Actualmente su demanda aumenta en torno a un 5% anual gracias a varios factores, pero dos por encima del resto: el precio, bajo respecto a otras materias primas, y su composición con material reutilizado.

La maquinaria de Recuperaciones Ortín produce unas 2 toneladas de pellets a la hora. Su gerente, Blas Ortín, explica que estuvieron unos tres años conociendo en Europa cómo se trabajaba esta materia. Estaban buscando diversificar su empresa de transformación de tableros. “Invertimos en maquinaria y empezamos exportando a Italia que eran grandes consumidores y nuestros precios eran más económicos”, asegura.

Hoy en día se recogen unas 50 toneladas de residuos de las fábricas de muebles cercanas diariamente. El 20% de la materia prima que recoge Blas se decida a fabricar unas 11 toneladas de pellets. “Podría fabricar más pero es la materia prima que tengo y no quiero comprar”, asegura este empresario.

La materia prima (haya, pino) y la humedad son las claves para calibrar la calidad. A más calidad, más calor genera. El pellet producido tiene certificación ENplus que le obligan a respetar una normativa, que entre otras características, impide pasar de 10% de humedad en el producto. 

El mercado de esta empresa son otras industrias que lo utilizan para los sistemas de calefacción, piscinas cubiertas, para el secado de materiales como el hierro o la pintura….”sus consumos son importantes y con el pellet desciende como mínimo un 50%, pero depende de las calderas”, comenta Blas Ortín.

Esta empresa de Yecla nota el incremento de la demanda de grandes consumidores porque no vende al particular. El precio del pellet no ha variado mucho en los últimos años, un 2-3%. Por menos de 4 euros, el precio del saco de 15 kilos, se puede conseguir que una casa de 90 metros tenga el calor necesario un día de invierno.

Más info:

https://elperiodicodeyecla.com/pellet-economia-circular-mueble/

Internet se ha vuelto tan común que muchos de nosotros tenemos dificultades para imaginar lo que se necesita para hacer realidad este mundo digital, incluida la cantidad de servidores y necesarios para su funcionamiento. La mayoría de los centros de datos en todo el mundo dependen en gran medida de los combustibles fósiles para producir la electricidad y la refrigeración necesarias para ejecutar el equipo necesario, lo que algunos llaman el "lado oscuro" de Internet.

Internet se ha vuelto tan común que muchos de nosotros tenemos dificultades para imaginar lo que se necesita para hacer realidad este mundo digital, incluida la cantidad de servidores y necesarios para su funcionamiento. La mayoría de los centros de datos en todo el mundo dependen en gran medida de los combustibles fósiles para producir la electricidad y la refrigeración necesarias para ejecutar el equipo necesario, lo que algunos llaman el "lado oscuro" de Internet. Las estadísticas son elocuentes a ese respecto: una sola búsqueda genera 20 mg de CO2, mientras que un correo electrónico entre 0,3 y 4 g. Por lo tanto, los 192 mil millones de correos electrónicos que enviamos anualmente son equivalentes a la huella de 3,1 millones de automóviles por año. Las estimaciones muestran que Internet consume alrededor de 1037TWh de electricidad a nivel mundial, que representa la producción de docenas de centrales nucleares en todo el mundo. Esto finalmente representa 609 millones de toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero, equivalentes a las emisiones de todos los vuelos civiles durante un año.

En este contexto, la bioenergía tiene mucho que ofrecer, ya sea proporcionando electricidad o soluciones de calefacción y refrigeración. Un gran ejemplo que muestra tales sinergias se puede encontrar en Luxemburgo, cerca de la ciudad de Bissen, donde opera la planta de Kiowatt.

Kiowatt utiliza madera para producir electricidad, calefacción y refrigeración. El proyecto comenzó en 2011 una empresa contratista de energía luxemburguesa y una empresa belga de la industria de la madera y la bioenergía, decidieron crear una empresa conjunta para aprovechar todos los beneficios de la bioenergía.

Dentro de la planta de Kiowatt, todo comienza con una caldera de 17 MW diseñada para usar desechos de madera locales que no se habían usado con anterioridad. La caldera está equipada con una turbina para producir calor y energía. La electricidad producida, alrededor de 21 GWh, se vende directamente a la red. El calor, que representa la energía más sustancial producida ( 93 GWh) se utiliza en tres aplicaciones clave: secar madera para la fabricación de pellets de madera, alimentar el district heating del polígono industrial alrededor de la planta y, finalmente, dos refrigeradores del DataCenter localizado en el polígono que proporciona una fuente renovable de enfriamiento.

En 2013, esta sinergia fue la primera de su tipo en Europa. Hoy, Kiowatt ofrece 15 empleos a tiempo completo en el sitio y contribuye de manera bastante significativa a los objetivos de energía renovable de Luxemburgo. Según las estimaciones de expertos, no se emitirán unas 350.000 toneladas de CO2 gracias al proyecto, lo que contribuye a una reducción directa de ¡Casi el 15 % de los objetivos de emisiones de GEI para el país!

Más información: http://www.europeanbioenergyday.eu/making-the-internet-a-greener-place/

http://www.kiowatt.lu/en

En el artículo podrás encontrar un ejemplo didáctico que explica por qué las emisiones de la biomasa son distintas que las de los combustibles fósiles.

Hay una diferencia importante entre el dióxido de carbono (CO2) emitido por el gasóleo de calefacción, el gas natural y otros combustibles fósiles y el CO2 emitido por fuentes de energía renovables como la biomasa. Ambos emiten CO2 cuando se queman, pero en términos de cambio climático, el impacto de ese CO2 es muy diferente.

Para comprender esta diferencia, es útil pensar en pequeño y escalar. Es útil pensar en tu propio jardín.

Un árbol, cada año durante 30 años.

Imagina que tienes la suerte de tener un jardín con espacio para 30 árboles. Hace tres décadas, decidiste plantar un árbol cada año, todos los años. En este ejemplo, cada árbol crece hasta la madurez durante treinta años, por lo que hoy te encuentras con un floreciente bosquecillo con 30 árboles en diferentes etapas de crecimiento, que van desde un año hasta 30 años.

A los 30 años de edad, ahora, el árbol más viejo ha alcanzado la madurez y lo cortas, por ejemplo al final del invierno, antes de que suba la savia, y dejas que los troncos de madera se sequen durante el verano. Plantas una nueva plántula en su lugar. Durante la primavera, el verano y el otoño, los 29 árboles y la nueva plántula continúan creciendo, absorbiendo carbono de la atmósfera para hacerlo.

Llega entonces el invierno y para combatir el frío se quema la madera seca para mantenerse caliente. Quemarla emitirá carbono a la atmósfera. Sin embargo, al final del invierno, los otros 29 árboles más el retoño que plantó, estarán exactamente en la misma etapa de crecimiento que el año anterior; contienen la misma cantidad de madera y, por lo tanto, la misma cantidad de carbono.

Siempre que se tale y replante un árbol cada año en un ciclo de 30 años, la atmósfera no verá CO2 adicional y habrá utilizado la energía capturada por su crecimiento para calentar su hogar. Utilizar sólo lo que crece es la esencia de la gestión forestal sostenible.

Si no tuviera su madera seca para quemar, es posible que se haya visto obligado a quemar carbón, gasóleo o gas para calentar su hogar. En el transcurso del mismo invierno, estos combustibles habrían emitido carbono a la atmósfera que se acumula sin cesar, causando el cambio climático.

Su gestión de árboles no sólo le proporciona un suministro de combustible renovable sin fin, sino que también puede disfrutar de otros beneficios, como el refugio que brindan sus árboles y la diversidad de vida silvestre que atraen.

Sin carbono agregado

Este es un ejemplo simplificado, pero los principios son válidos si su bosque contiene 30 árboles o 300 millones; el punto importante es que con estas emisiones de carbono renovables, siempre que se extraiga menos madera de la que está creciendo y se reemplacen los árboles que se talan, no se agrega carbono nuevo a la atmósfera. Eso no ocurre con los combustibles fósiles. Para ser igual de renovable es cierto que podría haber elegido no tener árboles, y en su lugar, podría construir una turbina eólica o instalar paneles solares en su jardín. Esa sería otra opción perfectamente razonable, pero aún necesitará usar otros combustibles cuando el sol no brilla o cuando el viento no sopla. Lo peor de todo es que no obtienes todos los otros beneficios de un bosque aporta: belleza estacional y hábitat que mantiene la vida silvestre.

En Europa la biomasa proviene de nuestros bosques que tratamos con Gestión Forestal Sostenible.

Fuente: Matthew Rivers, Group Special Advisor23rd February 2017 https://www.drax.com/sustainability/biomass-carbon-story/